La Gran Sabana bajo asedio

La Gran Sabana | Cortesía Correo del Caroní

La Gran Sabana | Cortesía Correo del Caroní

Cuando a mediados de 2011, el Gobierno prohibió el paso de vehículos rústicos por el Parque Nacional Canaima el daño ya estaba hecho: cientos de kilómetros de tierra erosionados, en algunos casos con surcos de hasta 2 metros de profundidad, fueron el resultado de la ahora actividad ilegal.

Los últimos años no han sido fáciles para el área protegida, que en junio celebró sus primeros 50 años como parque nacional en medio de un deterioro importante.

Así lo constata un informe publicado recientemente por el Grupo de Ingeniería de Arborización de la Universidad Central de Venezuela. El trabajo es producto de una gira de investigación que realizaron 21 personas este año durante la temporada de Semana Santa.

Jhonnathan Rodríguez, coordinador de Secretaría y Finanzas del GIDA, señaló que a pesar de la prohibición publicada en Gaceta Oficial número 39.629, de fecha viernes 4 de marzo de 2011, todavía hay quien se atreve a violar la norma, aunque se muestra aliviado de que no sea tan grave como antes.

“Solían ser grupos de 10 o 12 vehículos cuyos conductores manejaban a diestra y siniestra por Canaima. Ahora son menos, pero los daños son muy visibles porque, debido a la geología del terreno, el proceso de recuperación es muy lento”, explicó.

Rodríguez añadió que el grupo está planificando otro viaje de campo para Semana Santa 2013, que les permitirá recoger otros datos para llevar a cabo el estudio comparativo de la situación.

Edgar Yerena, biólogo y profesor del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Simón Bolívar, indicó que una de las cosas más valiosas del informe es la sistematización de las observaciones del grupo que realizó la gira. “Nos permite documentar con mucha precisión cuál es la situación del parque en ese momento específico. Es una información importante para la construcción de políticas públicas orientadas a la preservación del patrimonio natural que aloja el parque”, expresó.

Más protección. Entre las recomendaciones de los integrantes del Grupo de Ingeniería de Arborización de la UCV destaca la necesidad de mayor presencia policial y de la Guardia Nacional en los puestos de control de visitantes que sirven al parque. En muchos de ellos, el decomiso de bebidas alcohólicas se ha vuelto costumbre. También es común confiscar herramientas para acampar que pueden ocasionar daños al parque, como picos, palas y seguetas.

Es difícil controlar en tan poco tiempo los daños, a los que hay que agregar la apertura de otras trochas para transitar con carros rústicos. “A eso además hay que sumarle el hecho de que los organismos encargados de proteger el parque no cuentan con el recurso humano y financiero suficiente para garantizar que todas las leyes se cumplan. El Parque Nacional Canaima es demasiado grande y requiere mucha atención”, indica el documento.

En la actualidad, las 3 millones de hectáreas del parque nacional son custodiadas por sólo 10 trabajadores del Instituto Nacional de Parques, que cuentan a su vez con un solo vehículo, según datos extraídos del informe de GIDA.

Cuestión de educación

A juicio de Edgar Yerena, profesor del Departamento de Estudios Ambientales de la Universidad Simón Bolívar, el deterioro que actualmente se registra en los parques nacionales está ligado, en muchos casos, a la poca información que tienen los visitantes.

“En los últimos años, muchas áreas protegidas se han visto afectadas por diversas razones, pero el caso del Parque Nacional Canaima es representativo porque los responsables de los daños son los mismos turistas. Quien llega a la Gran Sabana con un vehículo rústico lo hace porque no sabe cuál es el valor de esa área natural. De lo contrario, seguramente se abstendrían de maltratar el parque. Es un asunto de sensibilización”, subrayó.

El investigador señaló que los esfuerzos que han hecho los gobiernos central y regionales no han sido suficientes para revertir la situación ni prevenir los daños.

“El problema de los parques nacionales es que no tienen dolientes políticos. Por más organizaciones no gubernamentales que haya y grupos ambientalistas que denuncien, todo pasa siempre por el cuello de botella de la autoridad”, señaló.

Anuncios

Acerca de elpanaberry

siempre con la mejor informacion para ustedes
Esta entrada fue publicada en Todas Mis Entradas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s