Facebook y Twitter: ¿el reflejo de lo que somos?

Facebook y Twitter: ¿el reflejo de lo que somos?:

Las redes so­cia­les han in­va­di­do todos los es­pa­cios me­diá­ti­cos. Las te­le­vi­so­ras, la radio, e in­clu­so los me­dios im­pre­sos tie­nen su cuen­ta en Twit­ter y en Fa­ce­book. La te­le­vi­sión ade­más apela con­tí­nua­men­te a los in­ter­nau­tas para que se co­mu­ni­quen vía estas redes so­cia­les, pero la reali­dad es que no es que les im­por­te mucho nues­tra opi­nión. No. Lo que bus­can es saber el grado de acep­ta­ción que tie­nen sus emi­sio­nes y por ende, hacen una sen­ci­lla co­rre­la­ción entre el nú­me­ro de tuits re­ci­bi­dos con el ra­ting que el pro­gra­ma puede tener.

Pero más allá de esto, halló que Fa­ce­book, por ejem­plo, es un re­fle­jo de la su­per­fi­cia­li­dad con la que ma­ne­ja­mos mu­chos temas que in­ci­den en nues­tra vida co­ti­dia­na. Así, re­sul­ta que al­guien pone un men­sa­je pro­tes­tan­to por la nueva au­to­pis­ta ur­ba­na que se está cons­tru­yen­do en el pe­ri­fé­ri­co de la ciu­dad de Mé­xi­co. Dice quien co­mu­ni­ca esto algo así: “¡No a la au­to­pis­ta ur­ba­na! ¡Unete en con­tra de las de­ci­sio­nes uni­la­te­ra­les del go­bierno ci­ta­dino!”, “Dale click en me gusta si estás de acuer­do”, et­cé­te­ra. En­ton­ces, en un arran­que de in­te­rés le es­cri­bo a esa per­so­na para que me diga qué ac­cio­nes se pien­san tomar y des­cu­bro que no hay nin­gún plan de ata­que, no hay nin­gu­na in­ten­ción de opo­ner­se real­men­te, de pro­tes­tar por esta po­si­ble in­jus­ti­cia. Sólo pu­bli­ca su des­con­ten­to pero no pien­sa hacer nada. Qui­zás crea que las cosas pue­dan cam­biar dando cli­ckscon su ratón. No lo sé.

Cabe decir que en Fa­ce­book hay un apar­ta­do lla­ma­do Cau­sas (“cau­ses” en in­glés), en donde cual­quie­ra puede pro­po­ner una causa en favor de lo que se le an­to­je, o en con­tra de lo que quie­ra. Mu­chas de esas cau­sas bus­can do­na­ti­vos. Si bus­can ese apar­ta­do, verán que hay loa­bles cau­sas en con­tra del cán­cer de mama, en favor de pro­te­ger al pla­ne­ta, en con­tra del cam­bio cli­má­ti­co, entre miles que pue­den verse ahí. Y se ven mu­chí­si­mos que se ad­hie­ren a di­chas cau­sas. Hasta ahí todo se ve muy bo­ni­to, pero a la hora de los do­na­ti­vos las cosas cam­bian. Por ejem­plo, una causa con mi­llo­nes de se­gui­do­res han apor­ta­do -en pro­me­dio- unos dos cen­ta­vos por per­so­na para apo­yar­la. Desde luego que nadie apoya con un par de cen­ta­vos. Lo que en reali­dad pasa es que poca gente sí se com­pro­me­te y a la hora de apo­yar, de ver­dad apoya y no se con­ten­ta con dar click para apo­yar y sen­tir­se mejor, aun­que en el fondo no haga nada.

Otro fe­nó­meno que ocu­rre con fre­cuen­cia es la can­ti­dad de per­so­nas que co­pian en su muro una ima­gen en donde hay una frase cé­le­bre, ad­ju­di­ca­da a un per­so­na­je de im­por­tan­cia, en donde dice una frase que es una ob­vie­dad, una pe­ro­gru­lla­da. Así, Al­bert Eins­tein es uno de los per­so­na­jes más so­co­rri­dos y con la ayuda de pho­tos­hop al­guien hace un bo­ni­to afi­che con una frase ba­bo­sa que en la ma­yo­ría de los casos ni la dijo el cien­tí­fi­co y si la dijo, la sacan to­tal­men­te de con­tex­to por lo que re­sul­ta la frase en cues­tión hasta idio­ta. Pero quien pone esas fra­ses apela al nom­bre o fama de al­guien im­por­tan­te para que hacer fuer­te un punto de vista. Vamos, al­gu­na vez decía yo para hacer un punto de vista fuer­te lo si­guien­te: “esto lo pudo haber dicho Bor­ges”… Y me pre­gun­ta­ban: “¿eso dijo Bor­ges?”, a lo que res­pon­día: “no, pero pudo ha­ber­lo dicho”. Pa­re­ce que éste es el de­no­mi­na­dor común en Fa­ce­book.

Y ahora con la gue­rra entre Pa­les­ti­na e Is­rael no falta quien pone los di­bu­jos que han hecho los niños pa­les­ti­nos, víc­ti­mas de estas te­rri­bles gue­rras. Y re­ma­ta quien pone esas imá­ge­nes con un “para que ten­ga­mos con­cien­cia de lo que pasa”… ¿Y en­ton­ces? vemos niños la­ce­ra­dos por los bom­ba­zos is­rae­líes y qui­zás co­bre­mos con­cien­cia no sé de qué, sobre una gue­rra que se lleva a cabo en quién sabe qué parte del Mundo, por­que sea­mos fran­cos ¿quié­nes de no­so­tros sa­be­mos dónde está Pa­les­ti­na, Is­rael y la fran­ja de Gaza? Pero eso sí, pon­ga­mos estas te­rri­bles imá­ge­nes. A ver si ha­ce­mos con­cien­cia en los demás. Yo me pre­gun­to para qué, por­que fi­nal­men­te no po­de­mos hacer nada. En Mé­xi­co te­ne­mos te­ri­bles pro­ble­mas, por ejem­plo, en tér­mi­nos de po­bre­za. ¿Quién cobra con­cien­cia al res­pec­to, pero más aún, quién hace algo es­tan­do tan cerca para poder ayu­dar? Nadie, pero suena más bo­ni­to so­li­da­ri­zar­se con los pa­les­ti­nos que viven en esa zona que ni re­co­no­ce­mos en el mapa, ¿ver­dad?

El punto es que tanto en Twit­ter como en Fa­ce­book de pron­to nos con­ver­ti­mos en re­vo­lu­cio­na­rios del te­cla­do y del ratón. Damos click a lo que nos gusta. Pro­tes­ta­mos con­tra lo que abo­rre­ce­mos. Po­ne­mos imá­ge­nes del can­di­da­to o pre­si­den­te elec­to que nos en­fer­ma y nos bur­la­mos de él sin con­si­de­ra­ción. Como país po­de­mos estar har­tos de mu­chas cosas y las ex­pre­sa­mos: pro­tes­ta­mos con­tra Tel­mex o Te­le­vi­sa, pero ya nos vemos ha­cien­do cola para com­prar­nos el nuevo iPad o iP­ho­ne, o peor aún, nos sen­ta­mos fren­te a la TV y sin­to­ni­za­mos TV Az­te­ca o Te­le­vi­sa, estas odia­das em­pre­sas, para poder ver el par­ti­do de nues­tro equi­po fa­vo­ri­to, ya sea de fut­bol soc­cer o ame­ri­cano. Ahí se nos ol­vi­dan todas las pro­tes­tas.

En mi opi­nión, Fa­ce­book y Twit­ter po­drían ser ver­da­de­ros agen­tes de cam­bio, pero para ello ne­ce­si­ta­mos ser más se­rios y res­pon­sa­bles con lo que pu­bli­ca­mos. Yo veo que las redes so­cia­les se acer­can pe­li­gro­sa­men­te a esas re­vis­tas de la fa­rán­du­la, donde se es­cri­ben ar­tícu­los por demás frí­vo­los sobre los per­so­na­jes de la te­le­vi­sión y el cine. Pero qui­zás pida de­ma­sia­do. Tal vez Fa­ce­book y Twit­ter son el re­fle­jo de lo que somos como per­so­nas y como país. Mien­tras nues­tros pri­vi­le­gios estén a salvo, no ha­re­mos nada. ¿O me equi­vo­co?

ELPANAJORGE GUERRA TEGNOLOGIA BLACKBERRY.

Anuncios

Acerca de elpanaberry

siempre con la mejor informacion para ustedes
Esta entrada fue publicada en Todas Mis Entradas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s